Limpieza de aisladores y aplicación de recubrimiento hidrófobo para aumentar su aislamiento, lo que evita la aparición de corrientes de fuga en el aislador y descargas a tierra.